Levítico 23:27-28
“A los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de expiación, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios.”

El capítulo 1 de Génesis no nos dice específicamente cuando los ángeles y otros seres celestiales fueron creados, pero en otros lugares, en pasajes como Éxodo 20:11, aprendemos que todo fue creado durante la semana de La Creación, sea que mencione específicamente o no. Y, al final de la semana de La Creación, sabemos que Dios dijo que todo era muy bueno, así que para cuando llegó el séptimo día, Satanás – o lo que él podría haberse llamado en ese momento- todavía no había pecado.

En el capítulo 2 de Génesis, el sexto día de La Creación se amplía, porque fue el día que Dios creó a las personas. Este capítulo simplemente nos da más detalles acerca de la creación de Adán y Eva.

Al comienzo del capítulo 3 de Génesis, Satanás se ya ha pecado. De ello se deduce que la rebelión de Satanás ocurrió entre la semana de La Creación y los acontecimientos del capítulo 3 de Génesis. Así que, ¿cuándo ocurrió el capítulo 3? He leído que algunos dicen que podría haber habido cientos de años antes de los acontecimientos del capítulo 3 de Génesis, pero esto es improbable, porque Adán y Eva habían sido ordenados a “Llenar La Tierra y someterla,” por lo que un fracaso para llevar a cabo esta comisión hubiera sido, en sí, un pecado. James Ussher, que tan cuidadosamente fecha ésta historia, sugiere que debe haber sido el décimo día, porque coincide con el Día de La Expiación. Y ese día, ciertamente fue un día de expiación, pues Dios les dio a los nuevos pecadores ropa de piel, derramando la sangre de un animal, para cubrir, o expiar, su desnudez y pecado.

Oración: Señor Dios, nos asombramos, que no dejaste a nuestros primeros padres en el pecado, sin un medio de salvación, sino que proveíste la sangre para la expiación de sus pecados y la promesa de un Salvador que había de venir. Amén.

Ref: Ussher, J. (1558, traducido 2003), Los Anales del Mundo (Green Forest, AR: Master Books), p. 18. Image: © Todd Elder, < http://www.zaqen.net >, utilizada con permiso.

© 2021 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.

Attachments