Isaías 45:18

“Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro.”

Los astrónomos seculares han definido, una región alrededor de cada estrella, como zona de habitabilidad estelar. En esta zona se supone que la vida es tal como la conocemos, y así Jaime, puede existir.  Mientras más cerca está un planeta a su estrella, mayor será la temperatura media, y a menos que existan otros factores (como el efecto invernadero desbocado de Venus). En el planeta Tierra, la vida depende del agua líquida, pero la fase líquida del agua tiene en realidad un rango bastante estrecho de temperatura, en comparación con muchas otras fases líquidas – sólo 100 grados en la escala Celsius, o 180 grados en la escala de Fahrenheit. Si el planeta está demasiado cerca de su estrella, toda el agua se evaporaría, pero si está demasiado lejos, toda el agua sería hielo. ¡De hecho, sólo existe una estrecha banda circular donde el agua estaría en la fase líquida, y ésta es la zona de habitabilidad estelar – no demasiado fría ni demasiado caliente! A menudo, la zona de habitabilidad estelar popularmente se llama Zona Ricitos de Oro, por la niña en la rima musical, quien, al probar las papillas pertenecientes a los osos, encontró un tazón demasiado caliente, y un tazón demasiado frío, pero el otro recipiente estuvo perfecto.

Entonces, se asume que el agua podría existir principalmente como un líquido en la Zona Ricitos de Oro, y que, por lo tanto, la vida similar a la de la tierra podría evolucionar. Los oyentes astutos se darán cuenta de que esto es altamente presuposicional. Dios, quien decretó que es la Tierra sea habitada, no parece haber colocado vida en otro lugar. Ninguna cantidad de agua a la temperatura correcta puede causar que aparezca lo que sólo Dios puede crear. 

Gracias Señor, por hacer un mundo donde nosotros podamos vivir. Gracias por el don del agua, que apaga nuestra sed, y vivifica nuestros cuerpos. Gracias, especialmente por el agua viva que Jesús ofrece. Amén.

Ref: Zonas habitables, <Https://www.britannica.com/science/habitable-zone> recuperado 02/22/2017.  Imagen: NASA, Dominio Público