1 Pedro 3:20
“…los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.”

Tengo algo de compasión por hermanos cristianos que dicen que la tarea más importante que tenemos es compartir el Evangelio de Jesucristo. A veces, aunque no siempre, se hace ese comentario para sugerir que un ministerio basado en la ciencia como el nuestro no está cumpliendo realmente con la Gran Comisión.

Reconocemos que siempre hay un peligro, en todo lo que hacemos, de olvidar el mandato que tenemos de compartir el Evangelio. Pero yo diría que un ministerio de creación tiene una posición única para compartir el Evangelio. Antes de que su ministerio construyera el Encuentro del Arca, Ken Ham dijo acertadamente que, después de la Cruz, el Arca es probablemente el símbolo más vívido de la salvación en la Biblia. Estoy de acuerdo. Entonces, cuando le contamos a la gente sobre el Diluvio, no deberíamos estar simplemente relacionando los mecanismos científicos que podrían haber desarrollado las rocas, los minerales y los fósiles que vemos. Estas cosas fueron formadas por el Diluvio – pero el Diluvio es un registro del Evangelio. La humanidad pecó contra Dios. Rompimos sus mandamientos. Dios envió el Diluvio como una sentencia y causó que Noé construyera el arca como un medio de salvación.

Entonces, cuando muestro a la gente la actividad volcánica del Monte St. Helens, le hacemos saber a la gente que el Diluvio causó el vulcanismo. Para poder compartir el Evangelio. Cuando mostramos a la gente un fósil, que probablemente se formó durante el Diluvio, recordamos a la gente de la ira de Dios y Su misericordia. Por lo que podemos compartir el Evangelio.

La Geología de Creación es una buena ciencia. También es el descubrimiento de tratados del Evangelio escritos en piedra.

Oración: Gracias, Señor, por salvarme. Cuando yo era todavía un pecador, enviaste a Tu Hijo para morir por mí. Ayúdanos, Señor, en todo lo que hacemos, para apuntar a la gente hacia ti, para que puedan arrepentirse de sus pecados y encontrar la salvación en Jesucristo. Amén.

Ref: Taylor, P.F., Picazón de oídos, (Castle Rock, WA: J6D Publicaciones, 4ª edición), pág. 159. Imagen: Sanjay Archarya, Creative Commons Attribution Share-Alike 4.0 Internacional.

© 2020 Momentos de la Creación.  Todos los derechos reservados

Attachments
  • 190-17-the-gospel-in-the-rocks-rz