Mateo 6:31-32

“No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.”

Un científico británico creacionista, altamente calificado, relató a una audiencia cómo otro científico se había acercado a él, para ayudarle con un curso que él pensaba que su universidad debía ejecutar, concerniente a los problemas relacionados con “La Evolución”. Mi amigo, le dijo que estaría encantado de ayudar. Unos días más tarde, el otro científico regresó tímidamente donde mi amigo. Después de todo, no podría realizar el curso. Se le había dicho que, si lo hacía, perdería su carrera.

Algunos científicos creacionistas, que trabajan en universidades seculares, estiman que muchos de sus colegas realmente no aceptan “La Evolución”, pero temen por su carrera, su futuro y su capacidad de mantener a sus familias. El temor es un fenómeno muy real. Aunque, no son muchos los cristianos que pierden sus vidas por su fe en países occidentales, como los Estados Unidos, la presión de grupo puede causar un elemento de temor.

Puede haber un caso para la circunspección inteligente, y ciertamente no hay un mandato bíblico para buscar deliberadamente la persecución. No obstante, debemos recordar que Jesús nos aconsejó contra el temor y contra la preocupación. “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?” Jesús quiere que enfrentemos los problemas con confianza, sabiendo que estamos haciendo su voluntad. No todo el mundo está llamando a defender el relato de la creación, en un contexto académico. Pero, todos tenemos nuestras situaciones donde estamos llamados a confiar en Él, en lugar de las agencias del mundo.

 Te pido, Señor, que quites nuestras ansiedades, y nos des valentía en su lugar; valentía para llevar a cabo Tu voluntad en cada situación. Amén.

Ref: Mateo 6:31-32. Imagen: Adobe Stock Photos, con licencia de autor.