Jonás 1:17
“Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches.”

La mayoría de las personas están familiarizadas con la historia de Jonás y la ballena. Sin embargo, al llamarla “una historia”, algunas personas quieren poner en duda el evento clave de la narrativa. Jonás huyó y se embarcó en un barco rumbo a Tarsis, probablemente el mismo lugar como la España moderna – finalmente termina en el mar, y Dios envía una ballena para tragarle y llevarle a Nínive.

La gente arroja todo tipo de problemas aquí. ¿Cómo pudo una gran criatura marina haberse tragado a Jonás? ¿No lo habría masticado primero? ¿Habría habido suficiente espacio en el estómago de la criatura? ¿Cómo escapó Jonás de ser devorado por los jugos digestivos del animal? ¡Y claramente no hay ballenas grandes del tamaño adecuado en el Mar Mediterráneo!

Pero tengo que arrojar un gran problema a los detractores. En Mateo 12:40, Jesús confirma que Jonás estuvo dentro de la ballena durante tres días y tres noches, y luego Jesús utiliza este evento para aplicarlo a Su propia muerte y resurrección por venir.

La palabra hebrea tannin puede traducirse como grandes criaturas marinas, como la palabra griega ketos en la Septuaquinta y el Nuevo Testamento. Por lo tanto, se podría aplicar a un tiburón ballena, o cualquier otra gran criatura marina. El tipo de criatura no es tan importante como la aceptación de que este evento es una historia precisa, porque está en la Biblia y su autenticidad es subrayada por Jesús mismo.

Oración: Gracias Señor, porque Tu Palabra es verdad. Gracias porque toda ella es relevante hoy en nuestras vidas. Amén. 

Autor: Pablo F. Taylor

Ref: Landis, D. (2006), Jonás y El Gran Pez, < Https://answersingenesis.org/bible-characters/jonah-and-the-great-fish/ >, visitada 27/11/2018.

Imagen: Adobe Stock Imágenes, con Licencia de Autor.

© 2022 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.