1

Esperamos El Huracán

Génesis 1:31
“Y vio Dios todo cuanto había hecho, y era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana del sexto día”.

Cuando mi familia y yo nos mudamos de Inglaterra a Pensacola, algunos de nuestros amigos estaban incrédulos.

Me dijeron. “¿No sabes que Florida tiene cinco estaciones?” “Hay cuatro normales y la temporada de huracanes”.

Debo admitir que la idea de un huracán me daba algo de miedo. Un huracán se forma alrededor de un área de baja presión atmosférica. La rotación alrededor del centro en calma u “ojo” se vuelve rápida y el sistema se caracteriza por un arreglo espiral de tormentas eléctricas. El agua caliente, una gran diferencia en la presión del aire y la rotación de la Tierra pueden azotar las ráfagas de viento por encima de las 74 mph (119 kph), e incluso tan altas como 150 mph (241 kph); el agua de mar caliente crea las condiciones para una lluvia torrencial.  Cuando el huracán toca tierra a menudo causa daños devastadores con su marejada ciclónica, que puede elevar el nivel del mar hasta en 20 pies (6 metros), lluvias torrenciales y vientos muy fuertes.

¿Por qué ocurren tales tormentas? Si Dios creó este planeta, ¿por qué lo hizo para que ocurrieran eventos climáticos tan aterradores?

Al final de Génesis 1, se nos recuerda “Y vio Dios todo cuanto había hecho, y era bueno en gran manera. “. Los huracanes no son muy buenos, así que podemos asumir que no empezaron a suceder sino hasta después del pecado de Adán. El mundo perfecto de Dios no incluía características meteorológicas que pudieran matar, así que los huracanes son un ejemplo de la manera en que la maldición de Dios lo afectó todo.

Oración: Señor, reconocemos nuestro pecado ante Ti, y te agradecemos por habernos enviado a Tu precioso Hijo para redimirnos de nuestros pecados. Amén.

Ref: Enciclopedia Británica, < https://www.britannica.com/science/tropical-cyclone >, consultado el 22/5/2020. Imagen: Huracán Isabel (2003), visto desde la Estación Espacial Internacional. NASA, Dominio Público.

© Momentos de la Creación 2023. Todos los derechos reservados.