Juan 8:44
“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”

La mayoría de los avistamientos de OVNIS, Objetos Voladores No Identificados – pueden explicarse como fenómenos naturales o artificiales. Los objetos que se han confundido con una nave alienígena incluyen aviones y satélites, globos meteorológicos, los relámpagos y el planeta Venus. Pero, hay una minoría de casos difíciles que no se pueden explicar tan fácilmente. Tales observaciones pueden, a veces incluir secuestros. Usted puede pensar lo que quiera de tales cosas, pero es evidente que estas personas han experimentado algo. Puede que no sea lo que ellos piensan que han experimentado, pero de alguna manera han sido afectados. Y, en la mayoría de los casos, esas experiencias de secuestros extraterrestres son traumáticas. Los que han experimentado esto, no han disfrutado de esta experiencia y con frecuencia temen la posibilidad de que se vuelva a repetir.

En su libro, “La Invasión Alienígena” el conferencista creacionista Gary Bates describe el intento de secuestro de un hombre llamado Bill. Quién estaba siendo levantado y llevado hacia una neblina. En su miedo y dolor, gritó, “¡Jesús, Jesús, ayúdame!” Entonces relata:

“Sentí que [la presencia] se retiró, y me caí. Golpeé la cama, porque era como si me hubieran arrojado a la cama.”

¿Qué tipo de secuestros extraterrestres pueden ser interrumpidos por el Nombre de Jesús? ¿Cómo es posible que mencionar el Nombre de Jesús puede enviar afuera al OVNI alienígena?

La respuesta es que estas entidades no son extraterrestres del espacio exterior. Estas están disfrazadas. Son fuerzas demoníacas y espíritus, en su intento de engaño. Pero, no pueden soportar a Uno cuyo Nombre es sobre todo Nombre, ¡Jesucristo nuestro Señor!

Oración: Gracias Señor, porque el Nombre de Jesús es superior a cualquier otro nombre, y que, un día, a sus pies, toda rodilla se doblará. Amén.

Ref: Bates, G. (2010), La Invasión Alienígena (Atlanta, GA: Creation Book Publishers). Imagen: Adobe Stock Imágenes, con Licencia de Autor.

 © 2021 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.

 

Attachments