Éxodo 20:11
“Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo[a] y lo santificó.”

(c) Palace of Westminster; Supplied by The Public Catalogue Foundation

En los últimos años, ha habido un renovado interés entre los cristianos de diversas denominaciones en el uso de las Confesiones de Fe Históricas, tales como la Confesión de Westminster de 1648 y la, Confesión Bautista de Londres de 1689. Lamentablemente, he notado que muchas de esas personas son precisamente aquellos que han decidido reinterpretar el Génesis, generalmente como una alegoría inspirados en la antigua mitología del Cercano Oriente. Un líder presbiteriano, por ejemplo, ha descrito la expulsión de Adán y Eva del Jardín del Edén como una alegoría del cautiverio del pueblo de Dios a Babilonia.

En vista de tales ideas, es interesante examinar las confesiones en cuestión. La Confesión de Westminster contiene las siguientes palabras en el Capítulo IV de la Sección I:

Agrado a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, para la manifestación de la gloria de su poder, sabiduría y bondad eternas, crear o hacer de la nada, en el principio, el mundo y todas las cosas que en él están, ya sean visibles o invisibles, en el lapso de seis días, y todas muy buenas.

Las mismas palabras se emplean en el capítulo 4 de la Confesión Bautista de Londres de 1689.

En estas palabras, ambas confesiones confirman la importancia de creer en una creación literal de seis días. Además, señalan que La Creación, una vez terminada, fue “muy buena” – las palabras bíblicas utilizadas para dar a entender que no había pecado ni muerte en el mundo cuando se crearon inicialmente. ¡Esta creación fue hecha por las tres personas de la Trinidad – Un Dios – para Su propia gloria!

Debería ser una buena cosa regresar a las confesiones de nuestros antepasados. Al hacerlo, no olvidemos los capítulos 4 – La Confesión de la Creación.

Oración: Te damos gracias, Señor, que creaste todo “para la manifestación de la gloria de Tu poder, sabiduría y bondad eternas.” Nosotros creemos esto y lo confesamos con nuestra boca. Amén.

Ref:  Confesión de Fe de Westminster (1848) <Http://www.reformed.org/documents/wcf_with_proofs/> accede, 1/22/2018. Imagen: John Rogers Herbert, Afirmación de la libertad de conciencia por los independientes de la Asamblea de los Divinos de Westminster; licencia: dominio público.

© 2020 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.