Génesis 1:21
“Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.”

Hasta donde sabemos, la Ballena Azul es el animal más grande que haya existido jamás. Cada estadística que encontramos acerca de estos gigantes es abrumadora.

La lengua de una Ballena Azul es más grande que un elefante. Su aleta puede tener unos seis pies de largo, tanto alta como un hombre. Una ballena azul bebé es del tamaño de dos camionetas. Sus bocas podían contener a 400 personas. Y, sin embargo, las criaturas que comen –el krill–  solo miden media pulgada de largo. Tragan grandes cantidades de agua, luego la vuelven a filtrar a través de sus barbas, la extraña estructura de filtro de queratina que tienen en la boca. Comen cuatro toneladas de krill al día. Eso es 4 millones de las pequeñas criaturas. Los bebés consumen de 50 a 100 galones de leche por día. La cola de la Ballena Azul es tan ancha como una red de fútbol. Una de estas ballenas puede bucear a casi 1,000 pies de profundidad, y pueden permanecer allí durante 30 minutos, sin necesidad de respirar. El agua que soplan a través de su espiráculo puede alcanzar hasta 30 pies de altura.

En resumen, estos son animales magníficos, que ilustran claramente la grandeza y la belleza de La Creación de Dios. Leemos en Génesis 1:21 que Dios les hizo en el quinto día de La Creación:      “Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género.” Las palabras traducidas como monstruos marinos podrían referirse también a otras grandes criaturas marinas, aunque ciertamente incluye estos hermosos y asombrosos gigantes del océano.

Oración: Señor gracias, porque vemos la grandeza de Tu poder creativo en todo lo que has hecho, tanto grande como pequeño. Amén.

Autor: Pablo F. Taylor

Ref: Enciclopedia Británica, <https://www.britannica.com/animal/blue-whale >, visitada 27/11/2018. Imagen: El Salón de Vida Marina, El Museo Americano de Historia Natural, el CC BY-SA 2.0

© 2022 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.