1

La Tierra y La Luna

Salmo 89:36-37
“Su descendencia será para siempre, y su trono como el sol delante de mí. Como la luna será firme para siempre, y como un testigo fiel en el cielo. Selah”  

Estrictamente hablando, la Luna no orbita la Tierra. Déjeme explicarlo. La Luna es en realidad un cuerpo grande en comparación con La Tierra. Es el quinto satélite natural más grande del Sistema Solar. Solo tres lunas de Júpiter (Ganímedes, Calisto e Io) y una luna de Saturno (Titán) son más grandes. De hecho, es el decimocuarto objeto más grande del Sistema Solar. Su volumen es del 2% del de La Tierra, y su masa del 1%.  Por lo tanto, es un tamaño muy significativo en comparación con La Tierra. Eso significa que La Luna realmente no orbita La Tierra. Tanto La Tierra como La Luna orbitan en un centro de gravedad común. Aunque, ese centro de gravedad está dentro de la superficie de La Tierra.

Este gran tamaño para La Luna, en comparación con su planeta anfitrión, significa que La Tierra y La Luna se afectan enormemente. La atracción gravitacional de la Tierra sobre la Luna es tal que mantiene una órbita sincrónica, donde su rotación en su eje ocurre a la misma velocidad que su período orbital. El resultado práctico de esto es que un lado de la Luna está constantemente mirando a la Tierra, mientras que el otro constantemente mira hacia otro lado.

La gravedad de la Luna afecta a la Tierra precipitando un poco sobre los océanos, esto causa un abultamiento, que es lo que produce nuestras mareas. Estas fuerzas de marea también operan en la tierra pero no son tan notables.

Dios hizo especial a la Luna y la hizo para ser el testigo fiel en el cielo, “muriendo” durante tres días, y luego resucitando otra vez.

Oración: Señor, tu tienes planeado todo perfectamente, incluso hasta los detalles de la creación de La Luna justo para tener el tipo adecuado de efectos sobre La Tierra. Amén.

Autor: Pablo F. Taylor

Ref: Enciclopedia Británica, < https://www.britannica.com/place/Moon >, visitada el 27/12/2018. Imagen: NASA, Dominio Público.

 

© 2022 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.