Mateo 10:31
” Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.” 

Uno de los placeres de la vida en el Noroeste Pacífico de los Estados Unidos es poder ver a los colibríes. Tan pronto vimos estos notables pajaritos, mi esposa y yo, sabíamos que teníamos que atraerlos a nuestro patio. Así que invertimos en los alimentadores y los mantenemos llenos con solución de azúcar a través de los meses de verano. Dos especies parecen predominar en nuestro jardín – El Rufo color naranja-abultado, y el hermoso colibrí Anna verde iridiscente.

Por supuesto, nada visto anteriormente en la pantalla del televisor podría prepararme para el deleite de ver a las pequeñas criaturas volar hacia atrás cuando terminan de alimentarse. Raramente aterrizan, por lo que no tenemos vista de sus alas, pues se mueven tan rápido que parecen borrosas.

Normalmente, cuando las alas de un pájaro se mueven hacia arriba, esto es simplemente para volver a colocar las alas en posición para otro golpe hacia abajo. Los colibríes son diferentes. Ambos golpes tienen poder. La forma sorprendente en que los colibríes baten sus alas requiere una gran cantidad de energía para un pájaro tan pequeño. De hecho, se ha estimado que los colibríes necesitan un gran aporte de energía, que, si se amplía a las dimensiones humanas, ¡sería el equivalente a que comamos 1.300 hamburguesas al día!  ¡Se produciría tanta energía que realmente nos incendiaríamos!

Debería ser obvio que los mecanismos necesarios para hacer frente a esos cambios de energía no pueden haber evolucionado por casualidad. El pequeño colibrí es un maravilloso ejemplo del diseño de Dios.

Oración: Cuando consideramos la manera en que estas aves fueron diseñadas, Te agradecemos Señor, porque Te preocupas más por nosotros que por estas maravillosas criaturas. Amén.

Ref: Dreves, D. (1991), El Colibrí: Un Pequeño Milagro de Dios, <https://answersingenesis.org/birds/the-hummingbird-gods-tiny-miracle/> visitada, 9/26/2018. Imagen: Matthew Field, CC BY-SA 3.0.

© 2021 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.