Génesis 1:25
“E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.”

 El Tyrannosaurus fue llamado así porque era terrible. Cuando niños, nos alegramos de que se habían extinguido, porque no queríamos ser cazados y comidos por uno de ellos. Aunque, desde mi infancia, los científicos continuamente han intentado minimizar la fiereza del Tyrannosaurus Rex.

Un juego infantil que recuerdo bien fue – “Long Bacon”.  Nosotros usábamos este juego para irritar a nuestros amigos, o para insultar a nuestros maestros, sin que ellos sepan. El juego consistía en colocar nuestro pulgar en nuestra nariz y la ondulación de todos los otros dedos alrededor mientras sacábamos nuestra lengua afuera.  Hoy sabemos que los débiles brazos del T. Rex no alcanzaban su gran nariz y, ahora también, sabemos que probablemente ni siquiera podía sacar su lengua afuera.

Durante mucho tiempo pensamos que los dinosaurios fueron como una especie de lagartija, y, por lo tanto, probablemente sacaban afuera sus lenguas viperinas, como muchas lagartijas lo hacen hoy día. En cambio, los cocodrilos y los lagartos tienen sus lenguas enraizadas en el fondo de su boca.  Los científicos de la Universidad de Texas en Austin han estado buscando imágenes de alta resolución de cráneos de dinosaurios y, sugieren que los músculos hioides y los huesos-los que anclan y mueven la lengua – indican una lengua fija para muchos tipos de dinosaurios, incluyendo al T. Rex.

Probablemente, a pocos les tome por sorpresa darse cuenta de que generalmente, las aves también tienen este tipo de lenguas fijas.  Por más justificada que sea esta investigación, está conducida por un compromiso injustificado a priori de “probar” la evolución de los dinosaurios en aves.

Oración: Señor, nos encantan los misteriosos dinosaurios que Tú creaste junto con        nosotros. Te agradecemos por los científicos que llevan a cabo un estudio serio de          ellos.  Nosotros sabemos que Tú los creaste, por lo que esperamos un día averiguar a          dónde se fueron. Amén.

Ref: University of Texas at Austin. “T. Rex no podía sacar su lengua.” ScienceDaily, 20 junio 2018. <www.sciencedaily.com/releases/2018/06/180620150129.htm>. Imagen: CC BY-SA 3.

© 2021 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.