2 Timoteo 3:12
“También todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución…”

¿Qué si los exploradores realmente encontrarían el Arca de Noé? ¿Acaso cambiaría instantáneamente a los incrédulos en seguidores de Jesús? ¿Sería que los científicos repentinamente dejarían su creencia en una tierra vieja de millones de años de evolución, y empezarían a creer en la Biblia?

No, no lo harían. Ya hemos visto cómo las universidades que creen en la evolución tratan a los científicos que descubren tejido blando en restos de dinosaurios, lo que demuestra que los dinosaurios no podrían tener millones de años de antigüedad. Ellos despiden a estos científicos. Muchos otros casos de la persecución de aquellos científicos que tienen sus dudas sobre Darwin pueden encontrarse en el excelente libro del Dr. Jerry Bergman, Slaughter of the Dissidents (Masacre de los disidentes). En este libro comparte historia tras historia de los científicos que han perdido su empleo, a los que se les han negado su trayectoria de años de trabajo o su titularidad, y cuyas carreras han tenido que terminar abruptamente.

El libro del Dr. Bergman está dedicado “a aquellos que han pagado un alto precio por la discriminación que han sufrido al tomar una postura por la libertad.” De hecho, Bergman relata cómo los creacionistas a menudo son degradados, trasladados a otros departamentos, y ridiculizados, e incluso algunos reciben amenazas de muerte.

La discriminación y persecución de los cristianos está en aumento en todo el mundo. En algunos países, los cristianos no sólo están perdiendo sus puestos de trabajo, están perdiendo sus vidas. Debemos orar por ellos, y no nos puede coger por sorpresa cuando la persecución llegue a nuestra puerta. Cuando nuestra fe es probada en el crisol de fuego, debemos pedir la gracia de Dios, sabiendo que él tendrá la victoria sin importar lo que nos pase. ¡A Dios sea la gloria!

Prayer:
Padre Celestial, Tu prometes en la Biblia que Tu pueblo sufrirá persecución en este mundo. No te pido que me ayudes a escapar de la persecución. Más bien, te pido que me des la gracia de sufrir la persecución sin titubear en mi fe. Amén.

Notes:
Masacre de los disidentes, Volumen 1, 2ª Edición, J. Bergman, Leafcutter Press, 2012.