Génesis 1:1

“En el principio Dios creó…”

 El primer evento que ocurrió fue “La Creación”. Y,  “La Creación” fue un acto directo de Dios. Una Biblia de niños que me dieron comienza con las palabras “Dios estaba solo, así que decidió hacer un mundo.” Esto simplemente no es verdad. Dios, es un Dios Eterno en tres personas. Por lo tanto, nunca hubo un tiempo cuando Dios estaba solo, y nunca hubo un momento en el que Dios, no sea un Dios de amor. El hecho, de que el tiempo comenzó cuando Dios creó, no significa que no existiera antes de que existiera el tiempo. Francis Schaeffer lo explicaba así:

Algo existía antes de La Creación y, ese algo era personal y no estático; el Padre amó al Hijo; había un plan; había comunicación; y las promesas fueron hechas antes de La Creación de los cielos y la tierra.

Dios creó, El Universo con un propósito. Si bien, nosotros no podemos sondear las profundidades de cada aspecto de ese propósito, sí podemos recibir claves. Los propósitos de Dios fueron diseñados conjuntamente por las tres personas de la Trinidad. La Creación fue diseñada para darle gloria. Y, nuestra parte en el orden de La Creación sólo es significativa, porque Dios ha elegido glorificarse a sí mismo mediante la creación de la humanidad, al ponernos en este planeta, para hacer Su voluntad.

Su Creación, no fue una casualidad aleatoria. Tampoco, fue un acto sin sentido, de un Dios abierto que no interfiere. La Biblia nos muestra que Dios tiene el control total y que sus propósitos santos para esta Creación no se verán frustrados, porque estas cosas se decidieron antes del comienzo.

 Padre, Hijo y Espíritu Santo, Te damos gracias por Tus propósitos en La Creación. Doblamos las rodillas, y reconocemos que Tú eres el Dios Creador, aparte de quién, y delante de quien, no hay otro. Amén.

Ref: Schaeffer, F. (1972), Génesis en el espacio y en el tiempo, en Las obras completas de Francis Schaeffer (Vol 2) , (Westchester, IL: Editorial de Libros, 1982), p9-10

Imagen: Adobe Stock Photos, con licencia de autor