Salmos 119:46-47
“Hablaré de tus testimonios delante de los reyes, Y no me avergonzaré; Y me regocijaré en tus mandamientos, los cuales he amado.”

Nos dicen que la evidencia habla por sí misma. Pero ese, no es el caso. La única cosa que las evidencias no pueden hacer es hablar por sí mismas.

En las películas de detectives, se usa una evidencia crucial para probar la culpabilidad de alguien, solo para descubrir, más tarde, que la evidencia no se había interpretado correctamente. El evangelista E.Z. Zwayne cuenta una historia sobre un hombre que fue llevado a una habitación por figuras enmascaradas que lo ataron a una cama, le cortaron el pecho y le sacaron el corazón. Fuera de la habitación, había mucha gente mirando, que no hizo nada para intervenir. E.Z. hizo una pausa, mientras relataba la historia, luego explicó que el hombre sufría de un problema cardíaco, las personas enmascaradas eran cirujanos, sus cuchillas eran bisturís y nadie hizo nada para interferir, porque los estudiantes que estaban viendo sabían que estos brillantes cirujanos estaban salvando la vida de este hombre. En esta historia, se le presentaron una serie de pruebas, pero probablemente las interpretó mal hasta que le dieron la historia de fondo; el punto de partida; Lo que llamamos la presuposición.

Como ve, las pruebas no hablan por sí mismas. Sólo tiene sentido cuando son interpretadas por nuestro presupuesto. Pero muchas personas no son conscientes de que tienen presuposiciones; menos aún son conscientes de que sus presuposiciones pueden estar equivocadas.

El desafío popular de los ateos a los cristianos es el siguiente: ¿Por qué debería creer algo que no se puede probar? Pero la pregunta es errónea porque asume que hay una neutralidad sobre la cual construir nuestro caso. No hay. Nuestro presupuesto debe ser en todo momento la verdad de La Palabra de Dios.

Oración: Señor, realmente nos deleitamos en Tus mandamientos, porque es Tu palabra, que es el fundamento de todo lo que creemos, todo lo que sabemos, y todo lo que hacemos. Amén.

Ref: Taylor, P.F. (2016), Sólo creo, (Castle Rock, WA: sólo seis días publicaciones), p. 45. Imagen: Adobe Stock Imágenes, con licencia de autor.

© 2020 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.