Genesis 2:20
“Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.”

Es casi como un catecismo religioso afirmar que los simios y los humanos comparten un ancestro común del cual ambos han evolucionado. Por supuesto, los evolucionistas se enojan mucho si los creacionistas alegan que ellos creen que los humanos evolucionaron de los simios. Sin embargo, tal antepasado sería menos evolucionado que un simio, por lo que creo que los evolucionistas se quejan demasiado.

Pero ¿qué pasa cuando investigamos a los propuestos hombres-simios de los que supuestamente evolucionamos? Históricamente, hubo algunos que resultaron ser engaños –como “El Hombre de Piltdown” y “El Hombre de Nebraska”.  Aunque, “La Teoría de La Evolución” no respalda ni desaprueba “El Hombre de Piltdown”, debemos recordar que los evolucionistas creyeron por casi medio siglo, que éste fue un posible eslabón perdido.

Los otros candidatos incluyen criaturas como “Los Neandertales”, “Los Denisovanos” y “Homo Erectus”, etc. Pero, cuando nos fijamos en las reconstrucciones de sus esqueletos, no vemos diferencias significativas entre estos y los llamados “Seres Humanos Modernos.” Además, la mayoría de los científicos aceptan que muchos de estos se mezclaron con los “Seres Humanos Modernos”, en cuyo caso, ¿Por qué están siendo clasificados como otra cosa que no sea humano?

Todavía, hay más candidatos hombres-simios que incluyen a “Los Australopitecos” y criaturas similares. Sin embargo, un análisis más detallado de estos sugiere que en realidad son simios que caminan con los nudillos. Incluida, la famosa “Lucy” que ha sido igualmente clasificada así por algunos científicos.

Parece que los hombres-simios realmente no son hombres-simios del todo. O son totalmente humanos, o totalmente simios o totalmente un fraude. Todos los seres humanos son descendientes de un hombre, Adán, que fue creado por Dios.

Oración: Señor Dios, reconocemos que hiciste al hombre único en su imagen, para que ser aparte de los animales, para tener dominio sobre ellos y llevar a cabo Tus propósitos para Tu gloria. Amén.

Autor: Paul F. Taylor

Ref: Line P., El Mito de La Evolución del Simio al Humano, Creation 41(1):44-46 — enero de 2019. Imagen: Esqueleto Neanderthal y su Reconstrucción, CC BY-SA 3.0 Unported.