Éxodo 29:7
Luego tomarás el aceite de la unción, y lo derramarás sobre su cabeza, y le ungirás.

 ¡El olivo es uno de mis favoritos! El fruto del olivo es la fuente del aceite de oliva. Cuando leemos la Biblia, cada vez que leemos sobre el aceite, generalmente se refiere al aceite de oliva. No es de extrañar que este sea el caso. La etimología de la palabra oliva es la misma que la del aceite. Básicamente, oliva significa aceite. Entonces el olivo es realmente el árbol de aceite. Cualquier otro tipo de aceite que exista solo se llama aceite porque tiene ciertas similitudes con el aceite de oliva, que es el punto de comparación.

El aceite se usa como unción, que dedica el objeto ungido como santo. Por lo tanto, vemos que el aceite se unta en obleas que se usan para ofrendas, o en personas que fueron ungidas.

“Tomarás el aceite de la unción, y lo derramarás sobre su cabeza, y le ungirás”. (Éxodo 29:7)

Este es el mismo tipo de aceite de unción mencionado con frecuencia en los Salmos y, por ejemplo, utilizado por Samuel para ungir a David como Rey. Usado de esta manera, es simbólico del Espíritu Santo. El mismo aceite también se usó en lámparas de aceite. De hecho, cada vez que la Biblia habla de lámparas, se refiere a lámparas de aceite. La luz producida también es simbólica del Espíritu Santo.

“Tu Palabra es una lámpara para mis pies y una luz para mi camino”. (Salmo 119:105)

Dios nos dio el aceite de oliva, una sustancia maravillosa, práctica, sabrosa y enormemente simbólica.

Oración: Señor, te damos gracias por la unción de Tu Espíritu sobre nosotros y por la salvación realizada por Tu Ungido, nuestro Salvador, Jesucristo. Amén.

Autor: Pablo F. Taylor

(2018), Química: El Aceite (Castle Rock, WA: J6D Publications), pág. 5. Imagen: CC BY-SA 4.0 International.

© 2022 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.