Génesis 6:8

Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.

Génesis 1:1 es genial. Nos dice que Dios creó el mundo, El Universo y todo de la nada. Este es un versículo que desmiente todas las grandes filosofías de la edad moderna. Sin embargo, si tuviera que elegir el versículo más bello en Génesis, el primer versículo estaría cerca, pero no sería el elegido.

Génesis 2:24 habla acerca de la importancia del matrimonio – que un hombre deja a su padre y a su madre y se unirá a su mujer. Nos recuerda que el matrimonio es entre un hombre y una mujer y que debe durar para toda la vida. Es hermoso – pero, para mí – no el más bello.

Génesis 9:13 es bastante especial, donde Dios pone su arco en las nubes como una señal para recordarnos que nunca más inundará la Tierra en un diluvio mundial. Él no tiene ninguna obligación de limitarse a sí mismo mediante un pacto, pero lo hace por amor a nosotros, y Él mantiene los pactos por amor. Sin embargo, ni este versículo especial es el más bello.

En mi opinión, el versículo más bello en Génesis, en el capítulo 6 y versículo 8.

Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. (Génesis 6:8).

El verso comienza con un “pero” porque acabamos de conocer cuan malvados son los corazones de los hombres. Sin embargo, Noé fue salvado por el favor de Dios; en otras palabras, por gracia. Es solo por gracia que somos salvos – y esa gracia fue extendida a Noé como lo es para todos los que se arrepienten y confían en Jesús.

Oración: Gracias, Padre celestial, para salvarnos por gracia, a través de la fe – e incluso este es un regalo de Dios. No lo hemos ganado, y por lo tanto no podemos jactarnos de ello. Amén.

Ref: Sarfati, J. (2015), El relato del Génesis, (Powder Springs, GA: Creación editoriales), pág. 490. Imagen: Adobe Stock Imágenes, con licencia de autor.

© 2020 Creation Moments All rights reserved.