Génesis 1:31
“Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.”
.

Recientemente, un amigo mío entró al hospital para una operación bastante seria, aunque rutinaria del corazón. Ahora, él se ha recuperado bien, pero su recuperación fue gravemente obstaculizada por el hecho de que adquirió una infección con la bacteria SARM. Esta es una bacteria muy difícil de vencer, porque se ha vuelto resistente a la mayoría de las formas de antibióticos. Los evolucionistas señalan este desarrollo de resistencia a los antibióticos en organismos como SARM como un ejemplo de evolución observable hoy en día. En la conversación popular, las bacterias con resistencia a los antibióticos son conocidos como súper-bacterias. Entonces, ¿Realmente han evolucionado las súper-bacterias resistencia a los antibióticos?

La respuesta a esta pregunta depende de su definición de “La Evolución.”  La evolución biológica requiere una mutación que produzca nueva información genética en lugar de simplemente seleccionar a partir de lo que ya está presente.

Muchas bacterias tienen pequeñas bombas que permiten la entrada de materiales externos al organismo. Estas bombas también permiten la entrada de los antibióticos, los cuales destruyen a las bacterias. Pero SARM ha desarrollado una mutación que hace que estas bombas sean ineficaces. Los materiales no pueden pasar, por lo que los antibióticos no la afectan. Pero, ésta es una mutación defectuosa. También, inhibe la capacidad de la bacteria de competir con otras bacterias. Estas causan problemas en los hospitales precisamente porque los antibióticos han eliminado todas las bacterias que no tienen la mutación. Por lo tanto, los remanentes de bacteria en los hospitales son bacterias mutantes defectuosas. Por lo tanto, esto no es un ejemplo de “Evolución”. La Evolución Darwiniana presupone que debe proporcionar un camino ascendente para mejores organismos. La resistencia a los antibióticos es lo opuesto exacto de aquello.

Oración: Señor, Tu Palabra siempre habla la verdad, y podemos estar seguros de que todas nuestras observaciones científicas, correctamente interpretadas, son totalmente coherentes con el relato bíblico. Amén.

Ref: Wieland, C., Las Súper Bacterias no Tan Súper Después de Todo, La Creación de 20(1):10-13 de diciembre de 1997. Imagen: SARM bajo un microscopio electrónico, de Dominio Público.

© 2021 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.

Attachments