Salmo 68:32-33
Reinos de la tierra, cantad a Dios, Cantad al Señor; Al que cabalga sobre los cielos de los cielos, que son desde la antigüedad; He aquí dará su voz, poderosa voz.

Un supuesto comentarista evangélico de El Génesis al comienzo de su obra dice: “Si aceptamos Génesis 1 como la antigua cosmología, entonces debemos interpretarlo como una antigua cosmología en lugar de transpolarla a una cosmología moderna. Si tratamos de convertirla en una cosmología moderna, estaríamos haciendo que el texto diga algo que nunca dijo.” Por lo tanto, sienta las bases para afirmar, irracionalmente, que aquellos de nosotros que tomamos el texto en serio, de hecho, ¡no lo tomamos en serio!

¿Qué es lo que ellos entienden por una antigua Cosmología? Ellos se refieren a una cosmología desarrollada por personas de la antigüedad.

Su presuposición es que Génesis fue desarrollado por personas que vivían en el Antiguo Medio Oriente, cuya experiencia es muy antigua. El comentarista explica: “Ellos no sabían que las estrellas eran soles; no sabían que La Tierra era esférica y que se mueve a través del espacio; no sabían que El Sol era mucho más lejos que La Luna… y a Dios no le pareció importante renovar su pensamiento.”

Así que, en cierto sentido, ¡es culpa de Dios que nuestras opiniones sobre el Génesis sean tan confusas! Sin embargo, esta mención de Dios demuestra la falsedad de sus presupuestos. Su punto de partida es que Génesis no es científico y que fue escrito por personas antiguas. Nuestro punto de partida es que Génesis fue inspirado por Dios, quien nos ha dado el único relato de testigos oculares que existe sobre cómo comenzó El Universo. Y, El decidió las mejores palabras para explicarnos todo esto.

Oración: Gracias a Ti, Señor Dios, El Anciano de días, que has hecho Tu Palabra simple. Ayúdanos a ver a través de las artimañas de los hombres que esconden Tu Palabra. Amén.

Ref: Walton, J.H. (2009), El Mundo Perdido de Génesis Uno (Downers Grove, IL: PIV), pp. 16-17. Imagen: Adobe Stock Imágenes, con Licencia de Autor.

© 2021 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.