Eclesiastés 3:21
“¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba, y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra?”

La Biblia deja muy claro que los seres humanos no evolucionaron. Esta menciona que los humanos somos una creación separada de los animales y que todos descendemos del hombre original, Adán.  Por esta razón bíblica, no aceptamos la idea de “La Evolución” de los seres humanos.

Por lo tanto, no es sorprendente que cuando examinamos la ciencia real (en lugar de los mitos urdidos por los llamados científicos evolucionistas), encontramos que es coherente con este punto de partida bíblico.

Para los evolucionistas, la fecha de los primeros seres humanos sigue siendo empujada hacia atrás en el tiempo profundo. Cuando yo estaba en la escuela secundaria, me enseñaron que los seres humanos aparecieron por primera vez hace un millón de años atrás. Actualmente, la mayoría de los libros de texto modernos sugieren al menos, tres veces más la edad, con una posible fecha de 3 – 6 millones de años atrás. Pero ¿qué tan probable es esto?

Los evolucionistas modernos sugieren que hay un período de “acomodación” para que cualquier cambio de un solo punto sea fijo o establecido. No aceptamos que ni siquiera una nueva pieza de información genética sea posible, pero incluso si lo fuera, el tiempo de espera para los cambios de 1,000 nucleótidos sería de aproximadamente 6 millones de años. El tiempo de espera para el establecimiento de incluso las diferencias de nucleótidos entre humanos y chimpancés, a veces supuestamente solo el 1% de nuestro ADN, tomaría mucho más de 6 millones de años, que es la edad máxima sugerida para la evolución humana.

Desde cualquier ángulo, que tratamos de ver la evolución humana, encontramos que ésta es científicamente y bíblicamente imposible.

Oración: Señor Dios, Te alabamos porque que estamos temerosa y maravillosamente hechos – hechos a Tu imagen, para Tu gloria. Amén.

Autor: Pablo F. Taylor

Ref: Líne P., El Mito de La Evolución del Simio al Humano, Creación 41(1):44-46 —enero de 2019. Imagen: La supuesta evolución común de los chimpancés y las personas, CC BY-SA 4.0 Internacional.

© 2022 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.