Salmos 19:1

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.”

En el escenario del Big-Bang, la supuesta expansión del Universo, desde la singularidad original, puede ser calculada, basada en la fuerza de los campos gravitacionales de la materia en El Universo. Pero hay un problema con el cálculo. El Universo no tiene ni de cerca la suficientemente materia como para provocar un campo gravitacional, lo suficientemente fuerte para explicar El Universo que vemos hoy.

He señalado antes que “La Teoría del Big-Bang” es como un auto de estudiante – en gran parte sostenido por cuerdas, que representan todas las ideas adicionales vinculadas a la teoría, para hacer que ésta funcione. Para explicar, la anómala expansión del “Universo”, los científicos han sugerido que debe existir una enorme cantidad de cosas en “El Universo”, que no podemos detectar. A esto, le llaman cosas ocultas de “La Materia Oscura”.  Para hacer que las sumas funcionen correctamente, los astrofísicos tienen que suponer que el 84,5% de la masa total del “Universo” es “Materia Oscura”, mientras que sólo el 15,5% es materia normal. Pero no la podemos ver, ni detectar – entonces, ¿cómo sabemos que está allí? Para el teórico del “Big- Bang”, “La Materia Oscura” es un complemento necesario para hacer que sus matemáticas del “Big-Bang” funcionen. No sólo son los creacionistas quienes no ven la necesidad de creer en “La Materia Oscura”.   Incluso, algunos científicos seculares, como el astrofísico israelí Moshe Carmeli, han propuesto cosmogonías, que no requieren de Materia Oscura. Una vez más, vemos que la lectura literal del Génesis es una explicación mucho más lógica de los orígenes, que las teorías del auto del estudiante, como el “Big-Bang”

 Te damos gloria Padre celestial, que hiciste los cielos y todo lo que hay en ellos. Aunque, sabemos que hay cosas aún por descubrir, sabemos que todo fue hecho, por la fuerza de Tu mano. Amén.

Ref: Carmeli, M. (2006), la Relatividad Cosmológica, (Israel: Editorial científica mundial) Imagen: NASA, Dominio Público