Deuteronomio 6:6-7
“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 
y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.”

Existe un mito que sugiere que lo que se le enseña a su hijo en el aula es neutral. Sin embargo, los valores y juicios se enseñan constantemente. Por ejemplo, en un salón de clases de la escuela primaria, puede parecer que no hay un juicio de valor involucrado en que el maestro le pida a la clase que alguien le diga lo que equivale a cinco veces cuatro. Sin embargo, cuando varios niños hablan, él les recuerda acertadamente que levanten la mano si quieren responder. A los niños no se les enseña simplemente sus tablas de multiplicar. También se les está enseñando buenos modales y su responsabilidad el uno hacia el otro y hacia la persona con autoridad.

Cuando los niños están en la clase de ciencias, muchos padres suponen que se les está enseñando hechos neutrales. Estos no lo son. Ellos necesitan conocer las diversas Teorías Científicas, sea que las consideremos correctas o no, pero si se les enseña en un entorno donde no pueden cuestionarlas, hay un problema. A ellos se les enseña activamente que lo que Dios dice en su Palabra acerca de La Creación está mal. Y, los mismos estudiantes pueden no haber sido enseñados o alentados a usar las herramientas intelectuales requeridas para discernir la verdad del error. Y, los padres probablemente no se darán cuenta de los matices expresados durante cada momento de dicha instrucción.

La Biblia da un mandato claro “enseña [estas cosas] diligentemente a tus hijos.” Pidamos a Dios la fuerza para transmitir Sus valores a nuestros hijos.

Oración: Señor Dios, ayúdanos a ayudar a nuestros hijos, a enseñarles Tus caminos   y Tus verdades, y a ayudarlos a mantenerse firmes contra el enemigo. Amén.

Ref: Taylor, P.F. (2007), La Verdad, Las Mentiras y La Educación Científica (Leominster, Reino Unido: Publicaciones del primer día), pág. 31. Imagen: Shema, CC BY-SA 3.0 Sin puerto.

© 2022 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.