Job 38:31
“¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión?”

Las constelaciones son patrones de estrellas en el cielo. En cierto sentido, las constelaciones son imaginarias. Alguien, en algún momento del mundo antiguo, ha mirado un patrón de estrellas en el cielo y ha imaginado que hacen una imagen, a la que le han dado un nombre. En el universo, las estrellas, de las que se compone una constelación, podrían no estar realmente cerca unas de otras.

Imagine que conduce por una carretera muy recta de noche. Más adelante, ve cuatro luces muy juntas. Dos de esas luces resultan ser un automóvil, que le pasa muy rápido. Pero, las otras dos luces pertenecen a un automóvil a una milla de distancia. Lo mismo ocurre con las estrellas. La estrella A podría estar cerca de la estrella B en el cielo, pero en realidad la estrella A podría estar mucho más lejos de nosotros que la estrella B. Entonces, cuando los pueblos antiguos nombraron las constelaciones, ¿significa que ignoraban ellos la verdadera naturaleza del universo? El libro de Job menciona varias constelaciones. ¿Fueron los escritores de la Biblia gente primitiva e ignorante?

La respuesta es No. Ya hemos discutido en una emisión anterior de “Momentos de la Creación”, cómo los personajes de Job mencionaron el universo de tal manera que mostraban que entendían algo de su tamaño. Entonces, su uso de constelaciones fue el mismo que el nuestro, solo una cuestión de conveniencia, donde las imágenes imaginarias nos ayudan a encontrar cosas en el cielo.

 Oración: Padre, gracias por Tu gran provisión para nosotros al darnos imágenes de las constelaciones en el cielo para las señales y las estaciones.  Amén.

Ref: Lisle, J. (2012), La Guía Stargazer del Cielo Nocturno (Green Forest, AR: Master Books), pág. 48. Imagen: CC BY-SA 3.0 Sin puerto.

© 2022 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.