Jeremías 10:11

“Les diréis así: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparezcan de la tierra y de debajo de los cielos.” 

Una de las lecciones fundamentales que aprendemos de las Escrituras es que hay un solo Dios. Sin embargo, hay un montón de dioses falsos. En tiempos bíblicos, estos a menudo habrían sido ídolos de madera, piedra o metal. Pero, hoy hay ídolos alrededor de nosotros que demandan nuestra adoración. Estos pueden ser cualquier cosa que la gente ha puesto en lugar de Dios.

Sin embargo, algunos ídolos modernos, podrían ser reconocibles para la gente de los tiempos bíblicos. Estos pueden ser objetos como amuletos, horóscopos, o cristales. A veces, al igual que los hijos de Israel, los cristianos pueden ser tentados por estos ídolos.

En Jeremías 10, leemos:

Les diréis así: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparezcan de la tierra y de debajo de los cielos. El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría… (Jeremías 10:11-12)

 

Nuestra actitud ante tales ídolos debe ser el de recordarnos que estos ídolos no hicieron El Universo. Sólo Dios tiene el poder para crear, y la Biblia nos recuerda que Él creó todo El Universo en seis días, hace unos 6.000 años. Frente a Dios, los falsos dioses e ídolos parecen tan inútiles. ¿Cuál es la prueba sí son verdaderos o falsos? La prueba es si crearon los cielos y la tierra. Nuestro Dios es el único verdadero Dios, el Dios que realmente hizo los cielos y la Tierra.

Oración: Te doy gracias, Padre, por Tu gracia y por Tu poder. Gracias porque, aunque hiciste este Universo, todavía Te preocupas por gente como nosotros. Amén. 

Ref: Taylor, P.F. (2008), En el Principio, (Belfast, Reino Unido: Embajador Publicaciones), pág. 16. Imagen: dominio público.

© 2020 Creation Moments All rights reserved.