Génesis 1:25
“E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.”

Uno de los objetos más populares del Centro de La Creación del Mount St. Helens es un huevo de hadrosaurus fosilizado. Los hadrosaurus eran dinosaurios de dos toneladas, a los que a menudo se les llama dinosaurios con pico de pato porque sus cráneos muestran que tenían una boca alargada, parecida al pico de un pato. Sus bocas estaban llenas de una gran cantidad de dientes diminutos, y esto sugiere a algunos científicos que debían haber sido herbívoros, aunque esta indicación debe ser moderada ya que debemos recordar que Dios originalmente creó a todas las criaturas para comer plantas. Estos dinosaurios también tenían crestas óseas, y algunos de estos huesos en el cráneo eran huecos, lo que llevó a algunas personas a sugerir que los animales podían dirigir los flujos de aire a través de estas cámaras, haciendo sonidos de trompeta.

Un estudio reciente de la Universidad de Bristol investigaba cómo pensaban que podrían haber evolucionado las estructuras óseas y los mecanismos de alimentación de los hadrosaurus. El científico principal dijo: “Nuestro estudio muestra que el aparato exclusivo de alimentación de los hadrosaurus evolucionó rápidamente en una sola explosión y, una vez establecido, mostró muy pocos cambios. En comparación, las elaboradas crestas de exhibición siguieron diversificándose en varias ráfagas de evolución, dando lugar a muchas formas extrañas y maravillosas”.

Es interesante examinar estos comentarios. Los evolucionistas no pueden encontrar ninguna evidencia de un cambio gradual en estas estructuras, por lo que, en lugar de concluir que no evolucionaron, tienen que sugerir cambios misteriosos de “ráfaga única”, lo que en realidad significa que no se notó ningún cambio. Dios los diseñó, y la evidencia fósil es consistente con ese hecho.

Oración: Dios Padre, en cada avenida de la ciencia, vemos tu obra, y te alabamos por ello. Amén.

Ref: Universidad de Bristol. “Masticar versus sexo en dinosaurios de pico de pato: Ráfagas evolutivas llevaron a crestas extrañas y maravillosas de la cabeza.” ScienceDaily, 2 de mayo de 2019. <www.sciencedaily.com/releases/2019/05/190502104822.htm>. Imagen: CC BY-SA 2.0 Genérico.

© 2022 Momentos de la Creación. Todos los derechos reservados.