Deuteronomio 14:12, 18
“Y estas son de las que no podréis comer: el águila, el quebrantahuesos, el azor… la cigüeña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago”.

¡No se meta con la abubilla, especialmente con las hembras! Su Creador bendijo a este pájaro con una glándula sebácea que produce un líquido de olor fétido. Cuando se frota en su plumaje, huele como carne podrida y disuade no solo a los depredadores, sino también a los parásitos. De hecho, también actúa como un agente antibacteriano.

Cortesía de Arturo Nikolai.Gracias a este líquido de olor desagradable, la mayoría de los predadores se quedan lejos del nido de la abubilla. Pero, incluso cuando un depredador hace caso omiso de la hediondez y viene en busca de comida mientras la mamá abubilla está fuera, las crías no están indefensas. Aun cuando sólo tienen seis días de edad, pueden producir el mismo líquido y dispararlo con precisión en el rostro de los depredadores.

Con un olor tan horrible, tal vez fue una gran bendición que Dios haya puesto a la abubilla en su lista de animales que no debían ser consumidos por Su pueblo. Por cierto, la versión King James (en el Inglés) de la Biblia se refiere a la abubilla como el avefría pero todavía estamos hablando de la abubilla. Ya que esta ave se encuentra en Deuteronomio como uno de los animales inmundos, ¿no es extraño que el estado moderno de Israel, elija la abubilla como su ave nacional?

Al igual que la abubilla, toda persona nacida es inmunda a los ojos de Dios. Es por eso que Jesús Cristo, el Cordero de Dios sin pecado, se entregó a sí mismo a morir en la cruz como nuestro sustituto. ¡Él le hará limpio a los ojos de Dios cuando se arrepienta de sus pecados y ponga su confianza en Jesús!

Prayer:
Padre Celestial, sé que no hay nada que pueda hacer para hacerme limpio y justo. Gracias por enviar a Tu Hijo, Jesucristo, a morir en la cruz para hacerme aceptable a tu vista. Amén.

Notes:
http://en.wikipedia.org/wiki/Hoopoe. Foto: Cortesía de Arturo Nikolai. (CC-BY-SA 2.0 GENERIC)