Job 38:22-23

“¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve, O has visto los tesoros del granizo, Que tengo reservados para el tiempo de angustia, para el día de la guerra y de la batalla?”

Todos conocemos el concepto de la Edad de Hielo – probablemente por la película de la serie de dibujos animados. Los evolucionistas creen que este suceso tuvo lugar cerca de 2.6 millones de años atrás. Existe evidencia considerable en todo el mundo de los valles tallados por la glaciación y las morrenas glaciares – depósitos de escombros rocosos que quedan al final de los glaciares. En un marco bíblico, es relativamente fácil explicar cómo la edad de hielo podría haber sucedido. En lugar de comenzar hace 2.6 millones de años, creemos que la Edad de Hielo comenzó en el período inmediato posterior al Diluvio, ya que los océanos más cálidos que hoy, se evaporaron en una atmósfera más fría que la actual.

Sin embargo, los geólogos evolucionistas no creen en solo una Edad de Hielo. Ellos creen que la Tierra ha pasado a través de una ruta cíclica de continuas glaciaciones y épocas de clima más templado. Su evidencia de esto se encuentra en rocas con marcas similares a las dañadas durante la conocida Edad de Hielo.  De hecho, los evolucionistas suponen que algunas de estas épocas de hielo anteriores podrían haber tenido capas de hielo que cubrieron casi toda la Tierra.

Tal escenario causa un problema. Puede verse que esta clase de edad de hielo podría haber causado un efecto de bola de nieve. Es decir, que la mayor parte de la Tierra podría estar cubierta por una cubierta de hielo blanco que reflejaría la mayor parte del calor del Sol. En ese caso, es difícil ver cómo podría haberse derretido el hielo para devolver la Tierra a condiciones templadas.

Los investigadores creacionistas han demostrado que los efectos interpretados como edades tempranas del hielo podrían explicarse más fácilmente como causados por deslizamientos de tierra y otros movimientos geológicos durante el Diluvio.

Oración: Gracias, Señor, por investigadores que no se desaniman por presuposiciones anti-bíblicas, pero están decididos a investigar de una manera bíblica y piadosa. Amén.

Ref: Oard, M.J. (2016), El desafío de la antigua edad de hielo respondida, Creación de 38(1):48-50. Imagen: USGS, de dominio público.

© 2020 Creation Moments.  All rights reserved.